Vecinos del distrito cuidan a diario más de 1.500 árboles

El personal del Consistorio se presentó en la zona sin previo aviso y arrasando con las

instalaciones.

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID INTERRUMPE LA ACTIVIDAD SOCIAL Y MEDIOAMBIENTAL DEL BOSQUE URBANO DE BARAJAS, CERCENANDO LOS DERECHOS E ILUSIONES DE LOS VECINOS

El pasado jueves efectivos de la Policía Municipal y jardineros del Ayuntamiento de Madrid se presentaron en el Bosque Urbano del distrito de Barajas en el mismo momento en el que un grupo de vecinos realizaba las tareas de cuidado de los árboles y atendía, como cada semana, a la Fundación Manantial (dedicada a las personas con problemas de salud mental). Inmediatamente, los operarios del Ayuntamiento procedieron a arrancar las protecciones de los árboles contra los conejos y a llevarse el equipamiento de riego, lo que ya ha provocado un fuerte deterioro, e incluso la desaparición, de muchos ejemplares.


Desde el año 2010, y tras el progresivo abandono por parte del Ayuntamiento de este solar lleno de escombros, un amplio grupo de vecinos de Barajas tomó el relevo y comenzó a gestionar el bosque, plantando, regando, protegiendo y realizando una labor socioeducativa muy importante que beneficia a todos los vecinos. “Actualmente, cuidamos más de 1.500 árboles, y poco a poco compostamos, regenerando así el terreno y mejorando las condiciones de la flora y la fauna de este pequeño ecosistema”, afirma Luis Calzada, portavoz del grupo de voluntarios del bosque.


La labor medioambiental es incuestionable, pero también se genera una actividad social en la que participan niños de colegios de la zona, jubilados, enfermos de salud mental y todos los ciudadanos que encuentran en el Bosque Urbano de Barajas un oasis de naturaleza en la ciudad.



Antes y después del pruno de Isaac




168 visualizaciones